Los biopesticidas al rescate de su jardín

Dallas- Durante la última década, los propietarios de viviendas de toda la nación han adoptado un método más práctico en lo tocante al cuidado del césped. Ya sea poniendo ellos mismos manos a la obra, o compartiendo sus ideas con los profesionales de jardinería, el dueño de casa se está interesando cada vez más en sus patios y jardines.

Una razón sustancial para el aumento de ese interés es el florecimiento del mercado de bienes inmobiliarios. Aunque en otro tiempo los patios eran sitios donde los niños podían jugar e introducirse en sus mundos propios, en la actualidad, un patio bien cuidado es el primer elemento que un comprador potencial advierte en su visita a una propiedad, y algo que pudiera favorecer al propietario con una adición de varios miles de dólares al precio en el momento de vender.

Independientemente de que usted sea un propietario con buena mano para la siembra, o un presupuesto amplio para mejoras de jardinería, es importante considerar el medio ambiente a la hora de mantener patios y jardines en forma óptima. Si bien los pesticidas tradicionales son lo primero que nos viene a la mente, como puntualiza la Agencia de Protección del Medio ambiente (EPA) hay alternativas como los biopesticidas, que pueden proporcionarle al área verde una apariencia óptima, y contribuir a la conservación del entorno natural al mismo tiempo.

¿Qué son los biopesticidas? Los biopesticidas son pesticidas derivados de materiales naturales, como ciertos minerales, animales, plantas o incluso bacterias. Jardinería. Los biopesticidas se pueden clasificar en tres categorías:

• Microbianos- El ingrediente activo de estos pesticidas es un microorganismo como un hongo o virus. Pueden usarse en el control de una amplia gama de plagas, aunque cada ingrediente activo es generalmente específico para el tipo de enfermedad. Por tanto, algunos hongos son efectivos en el combate contra ciertos insectos, mientras que otros exterminan determinados tipos de malas hierbas.

• Genéticos- Cuando se aplica material genético a una planta, la misma produce sustancias que actúan como pesticidas, un proceso que pertenece esencialmente a la ingeniería genética, donde el científico puede tomar una cadena de bacterias de un pesticida ya existente, y añadirla al material genético propio de una planta determinada. Si tiene éxito, la planta se vuelve autosuficiente en la lucha contra una plaga determinada, y comenzará a producir pesticida por su cuenta.

• Bioquímicos- Si bien los pesticidas tradicionales son sintéticos, los bioquímicos son sustancias producidas por vía natural para el control de plagas, como extractos perfumados que atraen insectos a determinadas trampas, o sustancias que obstaculizan la capacidad de reproducción de un insecto.

¿Cuál es la utilidad de los biopesticidas? Durante más de una década, la EPA ha propiciado la creación y el uso de biopesticidas. Hay muchas razones para ello, muchas de las cuales se derivan de la naturaleza menos peligrosa de estos productos.

Una de las mayores ventajas de los biopesticidas es su naturaleza específica con respecto a las plagas. La mayoría es efectiva solamente en el combate contra ciertas plagas. Su espectro limitado equivale entonces a que no infligen daño a animales como las aves, otros insectos o mamíferos. Los pesticidas tradicionales tienden a ser menos exclusivos, y, como resultado, más perjudiciales a las formas de vida circundantes.

Otra ventaja de los biopesticidas es su período de descomposición, relativamente breve. Como se descomponen con mayor rapidez que los convencionales, hay menor oportunidad de contacto. Además, los biopesticidas pueden ser altamente efectivos en menores cantidades, propiedad que no poseen muchos pesticidas convencionales. Si se suma a esto la brevedad de su período de descomposición, el riesgo de contaminación adicional se reduce grandemente.

Aunque los biopesticidas son ventajosos, los aficionados a la jardinería deben tener en cuenta que su aplicación efectiva y adecuada exige un conocimiento sustancial de las plagas. Para obtener más información, visite el sitio Internet de la EPA, www.epa.gov.

Share