Visita Dallas Nuestra Señora de San Juan de los Lagos

Dallas- Del 13 al 20 de octubre próximos, la imagen de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos estará en la Iglesia Católica de Nuestra Señora de San Juan-Santa Teresita, del 2601 Singleton Blvd., Dallas, TX 75212, dirigida por el Padre Arturo Molina. Una misa a cargo del Obispo Kevin Farrell a las 10 de la mañana el domingo 13 de octubre honrará la visita de tan reconocido ícono católico.
El Padre Molina, dando un vistazo a la historia de la imagen señaló que “hace más de tres siglos surgió en San Juan de los Lagos, para honor y grandeza del pueblo mexicano y para gloria y amor a Nuestra Madre Santísima, la devoción a la Virgen, bajo el título de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos”.
Según la leyenda, basada en testigos oculares, una familia de cirqueros que se dirigían a la ciudad de Guadalajara llegó a la región de San Juan de los Lagos, trayendo con ellos varios espectáculos, entre ellos el de una niña que brincaba en un trapecio sobre una cama con dagas. En un acto, la niña no equilibró bien y cayó sobre la misma, provocándole la muerte inmediata. Poco antes del entierro de la niña, una indígena llamada Ana Lucía, esposa de Pedro Andrés, la cual se encargaba de cuidar la pequeña capilla, viendo el dolor de los padres de la niña, pide llevar a una pequeña imagen, la cual ella llamaba La Cihualpilli, que significa La Gran Señora, diciendo que era muy milagrosa; ya que en ocasiones la imagen cambiaba de lugar, de la sacristía al altar y en el transcurso de la noche cambiaba de lugar en repetidas ocasiones, y la colocó en el pecho de la niña quien con este hecho volvió a la vida.
También se cuenta que el dueño, en agradecimiento, se llevó la imagen a Guadalajara donde fue restaurada por unos ángeles; lo cual advirtió, una vez que quiso pagar el trabajo de reparación, los responsables habían desaparecido.
Fue Fray Antonio de Segovia, primer evangelizador en este poblado, encomendando a Fray Miguel de Bolonia el cuidado pastoral de esas tierras, logrando pacificar la región, congregando a los errantes y refundando pueblos con indios ya cristianizados.
La imagen Milagrosa de la Virgen de San Juan está hecha de caña de maíz trabajada por manos artesanas de indios Tarascos de Michoacán realizada en el siglo XVI. Tiene la luna a sus pies, fue retocado el rostro y las manos en el año de 1623. Tiene su rostro ovalado e inclinado un poco, los ojos están pintados en color negro rasgados, su nariz es afilada y perfecta, su boquita tiene los labios cerrados y delicadamente dibujada, su color se ha tornado blanquecino por el paso de los años.
A su espalda se encuentra un semicírculo que es sostenido por dos angelitos desnudos y alados que sostienen una cinta que se desenvuelve alrededor de su cabeza la cual es de esmalte azul y tiene grabada la siguiente inscripción: ‘Mater inmaculata Ora Pro Nobis’.
“Se puede afirmar ahora, que no hay un mexicano en parte alguna (dentro y fuera del país) que ignore la existencia de la milagrosa imagen”, señaló el Padre Molina”. “Muchos de ustedes, quizá, ya han recorrido varias veces la distancia que media entre su lugar de origen y el templo escogido por la Madre de Dios, para ser objeto de veneración, pidiendo un favor o agradeciendo un milagro concedido”.
“Claramente nos lo expone la exhortación apostólica Evangelii nuntiandi, en donde se subraya que en la piedad popular se manifiesta ‘una sed de Dios que sólo pueden conocer los sencillos y los pobres’, esta devoción es característica del pueblo mexicano, quienes no dudan en demostrar su generosidad y sacrificio hasta el heroísmo, cuando se trata de manifestar la fe, sintiéndonos acompañados por Dios, agraciados por su paternidad, su Divina providencia, y su presencia amorosa y constante. Esta devoción se manifiesta también en el culto por nuestra Madre Santísima, Quién, ha engendrado en cada uno de nuestros fieles, actitudes interiores que raramente pueden observarse en el mismo grado en quienes no poseen esta religiosidad: paciencia, sentido de la cruz en la vida cotidiana, desapego, aceptación de los demás, confianza, y devoción”, agregó.
“Por tales motivos, mis queridos hermanos y hermanas en Cristo, nuestra iglesia, que como lo mencioné anteriormente, lleva por nombre “Nuestra Señora de San Juan de los Lagos – Sta. Teresita, en este Año de la Fe, hemos querido rendir Homenaje de amor, de fe y devoción a tan venerada Patrona”.
“Personalmente, queridos hermanos/as, me siento muy motivado, alegre y orgulloso de que la Imagen de la Peregrina Virgen de San Juan de los Lagos visite esta iglesia y espero que todos ustedes se unan a esta gran fiesta”.
“Por eso nos vamos a preparar para recibir con dignidad tan noble visita, con un acto solemne y de gran significado para todos nosotros en la que nos acompañará el Excelentísimo señor Obispo, nuestros hermanos presbíteros, díaconos, seminaristas, religiosos y religiosas, cantantes de distintos coros, con guitarra en mano, y cada uno de ustedes devotos, luciendo sus hermosos vestidos típicos, con flores naturales y artificiales, con pañuelos, y pancartas, entonaremos nuestros cantos a la virgencita, propios de nuestra fe y devoción mariana, en un estilo muy mexicano”.
El Padre Molina también exhortó a aprovechar esta oportunidad, “pues soy consciente, que por el alto costo de la vida muchos no podemos ir frecuentemente hasta San Juan a visitar a Nuestra Señora, por eso Ella nos visita a nosotros y si ustedes vienen con fe y devoción, Ella agradecerá igual su visita y escuchará sus ruegos”.
A lo largo de la semana se realizará la novena, se oficiarán misas, rosarios y confesiones, serenatas, y otros servicios litúrgicos.
“Los esperamos con los brazos abiertos, implorando para ustedes Bendiciones”, concluyó el Padre Molina.

Share