RECHAZAN A RANGERS EN LA FRONTERA

Austin- Organismos de derechos civiles y funcionarios de ciudades fronterizas expresaron su preocupación por el plan del gobernador de Texas, Rick Perry, de desplegar equipos de los Rangers para reforzar la vigilancia en la frontera con México.

La Unión de Libertades Civiles de América (ACLU) en Texas anunció que ha interpuesto una solicitud de “archivos abiertos” ante la Oficina del Gobernador y el Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) en relación con el plan de Perry.

La acción de la ACLU se da luego de que la Coalición Fronteriza de Texas, conformada por una veintena de alcaldes y jueces de comunidades ubicadas a lo largo de la frontera con México, enviara una carta a Perry para expresarle también su preocupación por esta iniciativa.

El gobernador anunció el 10 de septiembre el despliegue en la frontera con México de equipos especiales de los Texas Rangers, la policía estatal de élite, para atajar la creciente amenaza de violencia en la zona.

Perry informó que los equipos estarán formados por agentes de los Rangers y elementos de las fuerzas antinarcóticos de la Guardia Nacional de Texas.

Rebecca Bernhardt, directora de política de la ACLU en Texas, dijo que su organización teme que la acción de Perry exponga a los residentes fronterizos a operaciones de otra corporación más sin suficiente coordinación y supervisión.

“Entendemos que hay un alto nivel de nerviosismo por la violencia”, señaló Bernhardt. Sin embargo, “con el número de agencias locales, estatales y federales que ya operan en la frontera, hay un aumento del riesgo de que los residentes puedan resultar lesionados o algo peor por los esfuerzos hechos en el nombre de la seguridad pública”, abundó.

Bernhardt dijo que la ACLU también está preocupada de que la acción de Perry coloque una carga adicional a los ya escasos recursos de las corporaciones de seguridad.

Destacó que una auditoría hecha por el estado y dada a conocer el mes pasado mostró que una medida similar de reasignar personal del DPS a la frontera pone en riesgo la seguridad en el resto de la entidad.

La Coalición Fronteriza de Texas dirigió una carta al gobernador Perry expresando su preocupación por este plan que expandiría la estrategia estatal de vigilancia fronteriza conocida como Operación Border Star.

“Sus declaraciones, si han sido reportadas con veracidad, crean la impresión pública de que multitudes sin ley inundan la región fronteriza y no reflejan nuestra experiencia colectiva”, señaló en la carta el presidente de la Coalición y alcalde de Eagle Pass, Chad Foster.

Foster dijo que la criminalidad en la región fronteriza de Texas “va camino abajo” y refirió que las detenciones de inmigrantes indocumentados han disminuido en un 40 por ciento.

Foster señaló también en la carta que El Paso, la tercera ciudad más segura de Estados Unidos, ha registrado un 60 por ciento de disminución en las detenciones de indocumentados.

Share