<!--:es-->Empresa EXTRAordinaria
Gus Hernández<!--:-->

Empresa EXTRAordinaria Gus Hernández

Dallas- Buscando poner en práctica un sueño que hacía unos años había tenido -el de devolverle a las fiestas de quinceañeras la pompa y elegancia de los tiempos de los caballeros, Gus Hernández comenzó una empresa que hoy en día se ha vuelto muy popular, los Cadetes de Dallas.

Conocidos como el Dream Team, los Cadetes son parte del servicio que Gus Hernández Entertainment ofrece, que va desde DJ, maestro de ceremonias, maestro de vals, hasta coreografías, pero son la parte principal del negocio de Gus Hernández, o al menos la más conocida y gustada por las decenas de jovencitas que cada año, desde 1998, buscan que el Dream Team, los Cadetes de Dallas, de Gus Hernández Entertainment estén en su fiesta de Quince Años.

“En 1998 organicé un grupo de jóvenes entre 14 y 17 años, y les enseñé cómo escoltar a una quinceañera desde la puerta de su casa, en camino a la Iglesia y después al salón”, recuerda Gus Hernández. “Siete meses después los vestí con un traje de los oficiales de la Marina estadounidense (US Marine Corp). Escogí este uniforme porque sentí que los jóvenes podrían identificarse usando los colores de su país con orgullo y respeto a la bandera estadounidense”. Varios jóvenes del Dream Team ahora están en la Marina.

El nombre, cuenta Gus Hernández, sale del hecho de que “cada fin de semana un sueño se convierte en realidad, por eso se llama el Dream Team”.

Tras la primera presentación del Dream Team -seis jovencitos vestidos elegantemente con tuxedos- en el Rocket Fiesta, el éxito fue inmediato y la demanda ha venido creciendo a grado tal que aún y cuando han aparecido más grupos similares, el Dream Team cuenta ahora con varios grupos compuestos por 35 jovencitos que siguen las estrictas reglas que Gus Hernández les pide para ser integrantes del gustado grupo.

“Ser miembro del Dream Team se ha convertido en algo positivo”, agrega Gus Hernández. “Mantiene a los jóvenes ocupados, fuera de actividades negativas que en esta etapa de su vida suelen ser muy comunes. El Dream Team los mantiene en buena condición física, bailando y gozando el momento, les brinda metas de querer ser mejores. Incluso les infunde buenos modales. La disciplina, y seguir reglas son las cosas principales y más importantes que estos jóvenes practican”.

“El uniforme del Dream Team les ha dado ante la sociedad el respeto que necesitan. Les ha levantado su autoestima. Se sienten importantes cuando reciben la atención de las cámaras, videos, paseos en limousinas y la admiración del publico. Especialmente de las muchachas tal y como si fueran unos artistas de cine. Se convierten en personas sociales”, sigue comentando Hernández.

“Cuando decidí comenzar el Dream Team, lo pensé por 3 años. Se me hacia una responsabilidad muy grande, porque la juventud hoy en día es muy arriesgada y no le tienen miedo a las consecuencias. El premio más grande para mí es ganarme la confianza y el cariño de un adolescente y hacer la diferencia en su vida”, concluye.

Share