CELEBRAN FIESTA DE SANTA TERESA DE CALCUTA

CELEBRAN FIESTA DE SANTA TERESA DE CALCUTA

Ciudad del Vaticano- El Papa Francisco elevó a los altares a la Madre Teresa de Calcuta declarándola como santa de la Iglesia Católica y ordenando que su nombre sea inscrito en la lista de los modelos cristianos. FOTO: NOTIMEX/Andrés Beltramo

Ciudad del Vaticano- El Papa Francisco elevó a los altares a la Madre Teresa de Calcuta declarándola como santa de la Iglesia Católica y ordenando que su nombre sea inscrito en la lista de los modelos cristianos. FOTO: NOTIMEX/Andrés Beltramo

Ciudad del Vaticano- La Iglesia católica celebró por primera vez la fiesta oficial de santa Teresa de Calcuta, el 5 de septiembre, luego que el Papa la elevó al honor de los altares un día antes, y en la Plaza de San Pedro se celebró una misa en su honor.
Miles de fieles participaron en la ceremonia, presidida por el “número dos” del Vaticano el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin.
“Madre Teresa amaba definirse como ‘un lápiz en las manos del señor’, pero ¡qué poemas de caridad, de compasión, de conforte y de alegría ha sabido escribir ese pequeño lápiz! ¡Poemas de amor y de ternura para los más pobres entre los pobres, a  los  cuales consagró su existencia!”, señaló el purpurado en su sermón. Agregó que ella fue un “nítido espejo del amor de Dios” y un “ejemplo admirable de servicio al prójimo”, especialmente a las personas más pobres, marginadas, abandonadas; un ejemplo sobre cómo dejar atrás la tibieza y mediocridad.
La fiesta coincide con la muerte de Agnes Gonxha Bojaxhiu, como se llamaba civilmente la monja de origen albanés, quien falleció exactamente hace 19 años a la edad de 87.
Parolin recordó que la religiosa, en 1946, sintió un llamado divino a renunciar a la vida tranquila dentro de la congregación de la que era parte, las Hermanas Misioneras de Loreto, y a salir a los caminos para servir a los pobres.
“Era una orden. No era una sugerencia, una invitación o una propuesta”, agregó,  recordando  el  relato de la misma Madre Teresa.
Más adelante Parolin evocó su célebre discurso en la recepción del Premio Nobel en Oslo el 11 de diciembre de 1979, cuando exclamó: “Es muy importante para nosotros comprender que el amor, para ser verdadero, debe doler”.
El Papa Francisco aseguró, ante más de 120 mil personas congregadas en la Plaza de San Pedro, que la figura de Teresa de Calcuta es tan cercana que será difícil llamarla santa y todos la seguirán llamando Madre. “Es santa pero la seguiremos llamando Madre Teresa”, dijo.
Esto durante el sermón de la misa en la cual ordenó inscribir formalmente en el Elenco de los Santos a la religiosa de origen albanés, fundadora  de  la congregación de las Hermanas Misioneras de la Caridad y que se convirtió en ícono mundial de la misericordia por su labor a favor de los más pobres.
“Que esta incansable trabajadora de la misericordia nos ayude a comprender cada vez más que nuestro único criterio de acción es el amor gratuito, libre de toda ideología y de todo vínculo y derramado sobre todos sin distinción de lengua, cultura, raza o religión”, deseó.

Share