CONTRA CONDUCTORES EBRIOS

CONTRA CONDUCTORES EBRIOS

Austin- El Departamento de Transporte de Texas (TxDOT) y los departamentos de policía y del alguacil en Texas están trabajando juntos para reducir el número de conductores ebrios este verano, y especialmente durante el fin de semana del Día del Trabajo.
Para esta campaña, TxDOT ha creado un vehículo muy especial. La mitad de atrás del vehículo está pintada de taxi, y la mitad de adelante está pintada como una patrulla policíaca. De esta manera, TxDOT ilustra la opción entre planear un viaje seguro o arriesgarse a ser arrestado y recibir una multa por manejar ebrio.
“La única manera segura para evitar ser arrestado y recibir una multa por manejar ebrio es de nunca sentarse al volante después de beber alcohol,” dijo Carol Rawson, directora de la División de Operaciones de Tráfico de TxDOT. “Les recordamos a los texanos que hay muchas opciones para volver a casa que no incluyen beber y manejar”.
La campaña “Escoja quién lo lleva” incorpora vehículos patrulleros de los departamentos de policía y del alguacil en las comunidades con alto índice de muertes relacionadas con el alcohol. TxDOT también difunde nuevos espacios en televisión y radio, carteles, pósters, y avisos por Internet y por teléfonos celulares, junto con mensajes específicos en los distritos más importantes de bares y restaurantes. Estas campañas por medios tradicionales y alternativos concientizarán sobre las consecuencias de una condena por manejar ebrio y las alternativas que tienen los texanos: llamar un taxi, designar con anticipación a un conductor sobrio, usar transporte público, quedarse donde están, llamar a un amigo o familiar para que lo lleve, tomar un taxi bici, y más.
Hasta el 6 de septiembre, las agencias del orden estatales estarán trabajando horas extra para encontrar y arrestar a los conductores ebrios.
“El año pasado, durante las dos semanas de la ofensiva, los agentes en todo el estado trabajaron casi 18 mil horas extras combinadas buscando específicamente a los conductores ebrios”, dijo el Comandante Stephen Baker del Departamento de Policía de Austin. “Si lo detenemos y usted ha estado tomando, vamos a arrestarlo”.
Los condenados por primera vez por manejar ebrios pueden pagar una multa de hasta dos mil dólares, perder derecho a su licencia de conducir por hasta un año, y pasar 180 días en la cárcel. Los agentes de seguridad dicen que otros costos asociados con un arresto y una condena por manejar ebrio pueden sumar más de 17 mil por fianza, cargos legales, comparecencias ante el juez, clases ordenadas por el juez, aumentos en el seguro para vehículos y otros gastos.
Por supuesto, las consecuencias de manejar ebrio pueden ser mucho peores. En 2009, 955 personas murieron en Texas en choques relacionados con el alcohol, y por lo menos 17 mil 500 más se lesionaron.
La Administración Nacional para la Seguridad en el Tráfico de Carreteras, el Departamento de Seguridad Pública de Texas, la Comisión para las Bebidas Alcohólicas de Texas, el Comité de Houston de las Madres en Contra de Conducir en Estado de Ebriedad, y centenares de agencias locales del orden participan en la campaña Tome alcohol, maneje, vaya a la cárcel para reducir el número de conductores ebrios en los caminos de Texas.

FOTO: Austin- Sean Carter, residente de Dallas de 27 años y víctima de un conductor ebrio, apareció con su madre Jenny Carter en un evento de medios en Austin para ayudar a lanzar la campaña estatal para prevenir el manejar ebrio. Sean sufrió una lesión traumática cerebral en 2005 cuando el conductor del vehículo en que viajaba chocó con un árbol. Ahora -sin poder caminar ni hablar- Sean “habla” con la ayuda de una computadora.
FOTO: www.TexasDWI.org/Jody Horton

Share